SUMANDO CORAZONES

SUMANDO CORAZONES

BIENVENIDOS A ESTA NUESTRA ESCUELA DE VIDA

HE PLANTADO Y HA BROTADO. TODO LO QUE HABITA ESTE RINCÓN ES DE IDA Y VUELTA. QUE LA ROSA DEL GOZO FLOREZCA EN VUESTROS CORAZONES.


CANTO Y GRITO FUERTEMENTE A LA FUGACIDAD DE LA VIDA, DE AHÍ MI PASIÓN POR VIVIR SÓLO DE LO ÚNICO QUE POSEO CERTERAMENTE: EL INSTANTE .

LA AUTO-DEMOSTRACIÓN DE UNA BUENA AUTOESTIMA, DEL AUTO-REENCUENTRO, NO SE DA NORMALMENTE EN DÍAS SOLEADOS, ESA SITUACIÓN ES DEMASIADO SENCILLA, PARA RECONOCER Y RE-NACER EN LA LUZ HAY QUE SUMERGIRSE PRIMERO EN LA OSCURIDAD, ES AHÍ DONDE HAY QUE SER CONSCIENTE DE NUESTRA FUERZA, PARA ASÍ PODER TOMAR EL IMPULSO NECESARIO PARA LLEGAR A ACARICIAR A LAS ESTRELLAS.


TODOS VUESTROS COMENTARIOS ACARICIAN MI SER, MI ESENCIA, MI ALMA, MI TODA YO. SOIS AMOR... GRACIAS DESDE LO MAS PROFUNDO DE MI CORAZON..

Guerrer@s de Luz - Los autentic@s dueños de este blog

domingo

¿EL AMOR ES CIEGO?


Se dice que el amor es ciego. Pero ¿lo es de veras? De hecho, nada hay en el mundo tan clarividente como el amor. Lo que es ciego no es el amor, sino el apego: ese estado de obcecación que proviene de la falsa creencia de que algo o alguien es del todo necesario para ser feliz. ¿Tienes algún apego de esa clase? ¿Hay cosas o personas sin las que, equivocadamente, creas que no puedes ser feliz? Haz una lista de ellas ahora mismo, antes de que pasemos a ver de qué manera exactamente te ciegan.
Imagínate a un político que está convencido de que no puede ser feliz si no alcanza el poder: la búsqueda del poder va a endurecer su sensibilidad para el resto de su vida. Apenas tiene tiempo para dedicarlo a su familia y sus amigos. De pronto, ve a todos los seres humanos -y reacciona ante ellos- en función de la ayuda o amenaza que pueden suponer para su ambición. Y los que no suponen ninguna de las dos cosas ni siquiera existen para él. Si, además de esta ansia de poder, está apegado a otras cosas, como el sexo o el dinero, el pobre hombre será tan selectivo en sus percepciones que casi puede afirmarse que está ciego. esto es algo que ve todo el mundo, excepto él mismo. Y es también lo que conduce al rechazo del Mesías, al rechazo de la verdad, la belleza, y la bondad, porque uno se ha hecho ciego para percibirlas.
Imagínate ahora a ti mismo escuchando una orquesta cuyos timbales suenan tan fuerte que hacen que no se oiga nada más. Naturalmente, para disfrutar de una sinfonía tienes que poder oír cada uno de los instrumentos. Del mismo modo, para vivir en ese estado que llamamos "amor" tienes que ser sensible a la belleza y al carácter único de cada una de las cosas y personas que te rodean. difícilmente podrás decir que amas aquello que ni siquiera ves; y si únicamente ves a unos cuantos seres, pero excluyes a los otros, eso no es amor ni nada que se le parezca, porque el amor no excluye absolutamente a nadie, sino que abraza la vida entera: el amor escucha la sinfonía como un todo, y no únicamente tal o cual instrumento.
Detente ahora por unos instantes y observa cómo tus apegos -al igual que el apego del político al poder, o el del hombre de negocios al dinero- te impiden apreciar debidamente la sinfonía de la vida. O tal vez prefieras verlo de esta otra manera: existe una enorme cantidad de información que, procedente del mundo que te rodea, afluye hacia ti a través de los sentidos, los tejidos y los diversos órganos de tu cuerpo; pero tan sólo una pequeña parte de esa información consigue llegar a tu mente consciente. Es algo parecido a lo que ocurre con la inmensa cantidad de "feed-back" que se envía al Presidente de una nación: Sólo una mínima parte de la misma llega hasta él, porque alguien en su entorno se encarga de filtrar y de tamizar dicha información. ¿Quién decide, pues, lo que finalmente, de entre todo el materia que te llega del mundo circundante, se abre camino hasta tu mente consciente? Hay tres filtros que actúan de manera determinante: tus apegos, tus creencias y tus miedos.
En primer lugar, tus apegos: inevitablemente, siempre prestarás atención a lo que favorece o pone en peligro dichos apegos, y fingirás no ver lo demás. Lo demás no te interesará más de cuanto pueda interesarle al avaro hombre de negocios cualquier cosa que no suponga hacer dinero. En segundo lugar, tus creencias: piensa por un momento en el individuo fanático que tan sólo se fija en aquello que confirma lo que él cree y apenas percibe cuanto pueda ponerlo en entredicho, y comprenderás lo que tus creencias suponen para ti. Finalmente tus miedos: si supieras que ibas a ser ejecutado dentro de una semana, tu mente se centraría exclusivamente en ello y no podrías pensar en otra cosa. Esto es lo que hacen los miedos: fijar tu atención en determinadas cosas, excluyendo todas las demás. Piensa equivocadamente que tus miedos te protegen, que tus creencias te han hecho ser lo que eres y que tus apegos hacen de tu vida algo apasionante y firme. Y no ves, sin embargo, que todo ello constituye una especie de pantalla o filtro entre ti y la sinfonía de la vida.
Naturalmente, es del todo imposible ser plenamente consciente de todas y cada una de las notas de dicha sinfonía. Pero, si logras mantener tu espíritu libre de obstáculos y tus sentidos abiertos, comenzarás a percibir las cosas tal como realmente son y a establecer una interacción mutua con la realidad, y quedarás cautivado por la armonía del universo. Entonces comprenderás lo que es Dios, porque al fin habrás entendido lo que es el amor.
Míralo de este modo: tú ves a las personas y las cosas, no tal como ellas son, sino tal como eres tú. Si quieres verlas tal como ellas son, debes prestar atención a tus apegos y a los miedos que tales apegos engendran. Porque, cuando encaras la vida, son esos apegos y esos miedos los que deciden qué es lo que tienes que ver y lo que tienes que ignorar. Y sea cual sea lo que veas, ello va a absorber tu atención. Ahora bien, como tu mirar es selectivo, tienes una visión engañosa de las cosas y las personas que te rodean. Y cuanto más se prolongue esa visión deformada, tanto más te convencerás de que ésa es la verdadera imagen del mundo, porque tus apegos y tus miedos no dejan de procesar nuevos datos que refuercen dicha imagen. Esto es lo que da origen a tus creencias, las cuales no son sino formas fijas e inmutables de mirar una realidad que, de por sí, no es fija ni inmutable, sino móvil y en constante cambio. Así pues, el mundo con el que te relacionas y al que amas no es ya el mundo real, sino un mundo creado por tu propia mente. Sólo cuando consigas renunciar a tus creencias, a tus miedos y a los apegos que los originan, te verás libre de esa insensibilidad que te hace ser tan sordo y tan ciego para contigo mismo y para con el mundo.


Meditación 7. Anthony De Mello

11 comentarios:

el poeta mistico dijo...

Tenés razón, la única cosa real...es el Amor
lo demás...pura ilusión.
Un abrazo.

SANDRA... dijo...

Tenes toda la razon en esta entrada amiga a sido un gusto leerte,espero que tengas una linda semana, besitosssssssssss

ROSA LA ARAUCANA dijo...

Poeta mistico: GRACIAS POR TU VISITA, VUELVE CUANDO QUIERAS, HE AQUI TU "CASA"

SANDRA: GRACIAS A TI. LINDA VIDA PARA TI

Sergio Sanz dijo...

El Amor... es la fuerza dinamica propulsora más importante que existe, hasta el punto de que de el... nace la vida... y lo que es inerte, vacio, hueco, moribundo, renace, crece, se ilumina y comienza a vivir una vida plena y de sentido, la verdadera magia en acción, no es otra cosa que el resultado de amar hasta el aire que respiras... casi sin darte cuenta, el que ama se vuelve amor...

Un Abrazo Rosa Felicidades... y Luz para el Camino

WHO dijo...

Tener apegos es necesario para referenciarnos, saber por lo que luchar pero si no les unimos el sentido de la temporalidad estamos abocados a una existencia inmadura, obsesiva e infeliz cuando éstos muten o desaparezcan.
Un beso, Who.

ROSA LA ARAUCANA dijo...

SERGIO SANZ: Cuando esta instalada dentro de nuestro ser la esencia del Amor, nuestra vida fluye sin darnos cuenta, asi como no nos damos cuenta de la cantidad de veces que respiramos. Es un TODO.

WHO: Amigo mio, me gustan tus reflexiones, aprendo tanto de ellas.. Las respeto. Aun asi creo que los apegos no son necesarios, para encontrar el equilibrio interno no podemos depender de los demás ni de nuestro entorno, dado que todo es impermanente, todo cambia continuamente. La materia también cambia en su proceso y los humanos no hacemos mas que adaptarnos a los cambios renunciando a dogmas e inmovilidades si somos medianamente inteligentes emocionalmente hablando, o dándonos de bruces contra la realidad si somos tozudamente apegados.

GRACIAS POR TU APORTACION QUE ME NUTRE MUCHISIMO

BESOS LUMINOSOS

Edmundo Dantés dijo...

Muy zen tu escrito. Solo se puede llegar al ser, renunciando al ser mismo. Solo se llega al amor, renunciando un poco a la identidad, al abrirse y darse cuenta de que ya no eres tú. No solamente tú.

Me encantó.

Felicicades.

WHO dijo...

Rosa quizás fui muy escueto en mi reflexión, te diré algunos de mis apegos y entenderás porque mi estabilidad depende en gran medida de ellos :
MI mujer
MIs hijos
Mi amigos
Mi familia
Si mañana me faltasen algunos de ellos no podría ser la persona que soy, pero tampoco soy de los que dicen que sin ti no puedo vivir.
También aprendo y reflexiono con tus aportaciones, complementan las mías.
Gracias por tu especial consideración, un beso.

RMC dijo...

Se puede decir que si, el amor es ciego,
lo demas solo sensaciones, bello texto.
un placer leerte

Que tengas una feliz semana
RMC

ROSA LA ARAUCANA dijo...

RMC: Gracias,eres muy amable, para mi tambien es un placer leerte.

Anónimo dijo...

Yo sí que siento un fuerte apego por mis seres queridos. Es ley de vida que muchos de ellos se marchen de este mundo antes que yo, y por esa razón no puedo decir que sería infeliz si ellos ya no están conmigo, pero en el caso de que faltara una personita a mi lado, mi hija, puedo asegurar que ya no podría volver a ser feliz...se me iría la vida con ella. Mi amor de madre no podría superar su falta.

Nélida