SUMANDO CORAZONES

SUMANDO CORAZONES

BIENVENIDOS A ESTA NUESTRA ESCUELA DE VIDA

HE PLANTADO Y HA BROTADO. TODO LO QUE HABITA ESTE RINCÓN ES DE IDA Y VUELTA. QUE LA ROSA DEL GOZO FLOREZCA EN VUESTROS CORAZONES.


CANTO Y GRITO FUERTEMENTE A LA FUGACIDAD DE LA VIDA, DE AHÍ MI PASIÓN POR VIVIR SÓLO DE LO ÚNICO QUE POSEO CERTERAMENTE: EL INSTANTE .

LA AUTO-DEMOSTRACIÓN DE UNA BUENA AUTOESTIMA, DEL AUTO-REENCUENTRO, NO SE DA NORMALMENTE EN DÍAS SOLEADOS, ESA SITUACIÓN ES DEMASIADO SENCILLA, PARA RECONOCER Y RE-NACER EN LA LUZ HAY QUE SUMERGIRSE PRIMERO EN LA OSCURIDAD, ES AHÍ DONDE HAY QUE SER CONSCIENTE DE NUESTRA FUERZA, PARA ASÍ PODER TOMAR EL IMPULSO NECESARIO PARA LLEGAR A ACARICIAR A LAS ESTRELLAS.


TODOS VUESTROS COMENTARIOS ACARICIAN MI SER, MI ESENCIA, MI ALMA, MI TODA YO. SOIS AMOR... GRACIAS DESDE LO MAS PROFUNDO DE MI CORAZON..

Guerrer@s de Luz - Los autentic@s dueños de este blog

sábado

TODAS TUS CARAS



Muchos de nosotros vivimos en una cárcel emocional porque queremos ser buenos. Nos rodeamos de toda una red de “deberes” que en muchas ocasiones entran en conflicto con nuestros deseos y nuestras capacidades. Nuestra Lista Universal de Deberes, en la que leo “Siempre debo ser: correcto, limpio, brillante, sensato, bueno, obediente y saludable”, cueste lo que cueste y cualquiera que sea la situación. Esto casi siempre termina en una sensación de fracaso, en innecesaria frustración y en decepción.

Esa red de “deberes” incluye una buena cantidad de diálogo interno sobre lo que “ellos” aprobarían o reprobarían. “Ellos” puede ser cualquiera, su madre, su padre, su jefe, su tía Luisa... son las personas a las que miramos para decidir si lo que estamos haciendo está bien o no lo está.

También con demasiada frecuencia, las personas no se dan cuenta y precisamente como consecuencia de esa falta de conocimiento, de imaginación y de consciencia, han elevado altos muros alrededor de sí mismas, muros que les impiden ver sus auténticas posibilidades. Afortunadamente para nosotros, la fuerza de esos muros que parecen de hormigón armado se sustenta únicamente en nuestros propios pensamientos.
Para enfrentarnos con eficacia a los muros externos tenemos que aprender a enfrentarnos con los muros que tenemos en nuestra mente. Si en nuestro interior nos sentimos atrapados, tendremos muy poca energía creativa disponible para manejar creativamente las dificultades externas. Nuestros carceleros internos representan aquello que miramos como amenazador. Los guardianes son nuestros miedos, siempre presentes, que se empeñan en que sigamos estando donde nos encontramos.

Para empezar a liberarnos de nuestra cárcel emocional podríamos comenzar con un simple pensamiento nuevo: “Tiene que haber algo más, y voy a asumir el riesgo de echar una ojeada”. Este pensamiento nos lleva a la esperanza, que se convierte así en una posibilidad nueva.
Siempre estamos tratando de liberarnos de nuestra prisión emocional. Es que, por lo general, resulta tremendamente incómoda. Solemos intentarlo con súplicas, amenazas o complaciendo a otras personas, tratando de conseguir que lo hagan ellas por nosotros. Esto tiene un cierto sentido si creemos que nuestros carceleros están únicamente fuera de nosotros. Con este modo de actuar, podemos tener algún éxito ocasional, pero habitualmente estos esfuerzos terminan por fracasar y en unos sentimientos tremendos de desamparo, de rabia y de culpa.

Suponga por un momento que aceptamos el hecho de que nuestros mayores carceleros están dentro de nosotros; que empezamos a asumir el riesgo de estudiar cómo nuestros pensamientos, sentimientos, nuestro cuerpo y nuestra mente trabajan conjuntamente. Todo tenemos creencias que, cuando las contemplamos a la luz de la investigación, descubrimos que son ridículas; sin embargo, hemos vivido sin pararnos un momento a cuestionarlas. Ese estudio revelará, sin la menor duda, creencias de ese tipo que pondremos en cuestión una vez que las hayamos encontrado.
Muchas personas pierden sus batallas en el mundo exterior porque malgastan sus energías dentro de sí mismas. Nuestra vida interna y la manera de hacer frente a las dificultades externas están interconectadas. La una se alimenta de la otra. Cuando éramos niños, a la mayor parte de nosotros nos enseñaron a conformarnos y a ser obedientes. Hasta que aprendimos a hacerlo de otro modo, ésta era la única forma que conocíamos. Fuera cual fuera el dolor que tuviéramos que soportar para seguir viviendo, lo soportamos en nuestro interior, creyendo que la vida era así, y de este modo empezamos a levantar los muros de nuestra cárcel emocional.

Asumir el riesgo de empezar a cuestionarnos estas viejas enseñanzas supone dar un paso de gigante. Nos coloca en lo desconocido y el camino por lo general no está claro, Sin embargo, una vez que nos hemos convertido en exploradores a nuestro propio servicio, derribamos los muros de la cárcel y entonces se posibilita el crecimiento continuo. Podemos usar nuestra energía para descubrir y explorar nuevas posibilidades, en vez de seguir desperdiciando energías defendiendo nuestras viejas creencias en un fútil esfuerzo para hacerlas soportables.


Virginia Satir (Todas tus caras 1978)






12 comentarios:

MORGANA dijo...

Un millón de besos.
Morgana

Mery Larrinua dijo...

...siempre me gustan sus reflexiones.
un abrazo

Vani dijo...

Me encantó este post, muy claro y concreto... asumir el riesgo de conocer-se, de preguntar-se... es comenzar a transitar el camino de la libertad y amor hacia uno mismo... vinimos a ser felices... eso lo tenemos que tener siempre presente... Cariños!!

Norma Ruiz dijo...

hermoso el post
las reflexiones son precisas y reales.
amarse y respetarse nos lleva al buen camino
besos

WHO dijo...

Somos esclavos de nuestros paradigmas, revisarlos desde la más profunda humildad es una de las más grandes hazañas que puede hacer una persona si es consciente de su eterno camino de crecimiento personal que es la vida.
Un beso, Who.

MMG dijo...

Me encantó eso de "Tiene que haber algo más y voy a asumir el riesgo de echar una ojeada" y me encantaría intentarlo, fluyendo con lo nuevo...

RMC dijo...

Muy buena la reflexion Rosa, en la vida
siempre tenemos algo que aprender,
que tengas una feliz semana
un beso.

Reysagrado dijo...

A los 13 años comencé a escribir un Diario, pero eran más bien pequeñas reflexiones sobre mí, sobre mi entorno, sobre mi futuro, sobre mis problemas...

A los 18 años cogí mucha profundidad en esos análisis internos, de tal forma que me fui poco a poco dando cuenta de lo que quería, gustaba y me hacía feliz...

Y comienza el Ensayo-Error, el Riesgo, el Inconformismo, buscando lo que se cree que es bueno para uno, y así seleccionando, discriminando, marginando...

Se gana en todas estas capacidades, y, uno se vuelve obviamente más exigente, consciente de en qué uno es mejor y en qué no, en qué aprovechar el tiempo y en qué no, todo para llegar a ser más FELICES...

Al final, todo consiste en esta mágica palabra: FELICIDAD. Somo felices cuando aprendemos, cuando crecemos, cuando nos halagan, cuando nos alaban, cuando amamos, cuando luchamos y vemos recompensa...

Y todo ello, aceptando nuestras virtudes y vicios, nuestras debilidades y fortalezas, nuestros lados más oscuros y más luminosos...

Todos deberíamos tomarnos mucho más en serio A NOSOTROS MISMOS y hacer mucho menos caso a lo que nos quita tiempo para llegar a saber lo que querríamos ser...

Vaya, está visto que estar 5 días ausente de Bloggerland te hace luego entrar con más ganas de hablar, jiji:P

Prima_Vera dijo...

Librarnos de la cárcel que nosotros mismos no hemos impuesto. Qué cierto lo que has escrito.
Un gran abrazo

Nélida dijo...

No hace demasiado que empecé a liberarme, aprendí a hacerlo, y una parte muy importante en mi enseñanza ha sido tu blog.

GRACIAS

Darkalice dijo...

Cárcel emocional, que bien conozco tu sabor, eso es lo que deseo cada día mirar más allá venciendo a mis miedos...sólo me gustaría que un día de tener la guardia baja, ese muro no volviera a crecer sobre mí...gracias por tus palabras que tan bien hacen para mi interior...besos...

Federico dijo...

Me encantaron tus palabras. Recien descubro este blog, buscando en google, y llegue hasta aca y me parecieron brillantes las notas que publicaste. Sinceramente me parecio muy bueno todo, digno de compartir a todas las personas. Muy buen blog, mis felicitaciones de todo corazon, me parece muy hermoso lo que haces.
Saludos de todo corazon
Federico