SUMANDO CORAZONES

SUMANDO CORAZONES

BIENVENIDOS A ESTA NUESTRA ESCUELA DE VIDA

HE PLANTADO Y HA BROTADO. TODO LO QUE HABITA ESTE RINCÓN ES DE IDA Y VUELTA. QUE LA ROSA DEL GOZO FLOREZCA EN VUESTROS CORAZONES.


CANTO Y GRITO FUERTEMENTE A LA FUGACIDAD DE LA VIDA, DE AHÍ MI PASIÓN POR VIVIR SÓLO DE LO ÚNICO QUE POSEO CERTERAMENTE: EL INSTANTE .

LA AUTO-DEMOSTRACIÓN DE UNA BUENA AUTOESTIMA, DEL AUTO-REENCUENTRO, NO SE DA NORMALMENTE EN DÍAS SOLEADOS, ESA SITUACIÓN ES DEMASIADO SENCILLA, PARA RECONOCER Y RE-NACER EN LA LUZ HAY QUE SUMERGIRSE PRIMERO EN LA OSCURIDAD, ES AHÍ DONDE HAY QUE SER CONSCIENTE DE NUESTRA FUERZA, PARA ASÍ PODER TOMAR EL IMPULSO NECESARIO PARA LLEGAR A ACARICIAR A LAS ESTRELLAS.


TODOS VUESTROS COMENTARIOS ACARICIAN MI SER, MI ESENCIA, MI ALMA, MI TODA YO. SOIS AMOR... GRACIAS DESDE LO MAS PROFUNDO DE MI CORAZON..

Guerrer@s de Luz - Los autentic@s dueños de este blog

jueves

BAUBO LA DIOSA DEL VIENTRE


¿Qué extraes del siguiente cuento? Cuéntamelo...


Deméter, la madre tierra, tenía una hermosa hija llamada Perséfone que un día estaba jugando en un prado. De pronto, Perséfone tropezó con una preciosa flor y alargó las puntas de los dedos para acariciar su bella corola. Súbitamente el suelo empezó a estremecerse y un gigantesco zigzag rasgó la tierra. De las profundidades de la tierra surgió Hades, el dios de Ultratumba. Era alto y poderoso y permanecía de pie en un carro negro tirado por cuatro caballos de color espectral.
Hades agarró a Perséfone y la atrajo a su carro en medio de un revuelo de velos y sandalias. Después los caballos se precipitaron de nuevo al interior de la tierra. Los gritos de Perséfone son cada vez más débiles a medida que se iba cerrando la brecha de la tierra como si nada hubiera ocurrido.
Los gritos y el llanto de la doncella resonaron por todas las piedras de las montañas y subieron borbotando en un acuático lamento desde el fondo del mar. Deméter oyó gritar a las piedras. Oyó los gritos del agua. Después un pavoroso silencio cubrió toda la tierra mientras se aspiraba en el aire el perfume de las flores aplastadas.
Arrancándose la diadema que adornaba su inmortal cabello y desplegando los oscuros velos que le cubrían los hombros, Deméter voló sobre la tierra como un ave gigantesca, buscando y llamando a su hija.
Aquella noche una vieja bruja les comentó a sus hermanas junto a la entrada de su cueva que aquel día había oído tres gritos: uno era el de una voz juvenil lanzando alaridos de terror; otro, una quejumbrosa llamada; y el tercero, el llanto de una madre.
No hubo manera de encontrar a Perséfone y así inició Deméter la búsqueda de su amada hija a lo largo de vanos meses. Deméter estaba furiosa, lloraba, gritaba, preguntaba, buscaba en todos los parajes de la tierra por arriba, por abajo y por dentro, suplicaba compasión y pedía la muerte, pero, por mucho que se esforzara, no conseguía encontrar a su hija del alma.
Así pues, ella, la que lo hacía crecer todo eternamente, maldijo todas las tierras fértiles del mundo, gritando en su dolor: “¡Morid! ¡Morid! ¡Morid!” A causa de la maldición de Deméter ningún niño pudo nacer, no creció trigo para amasar el pan, no hubo flores para las fiestas ni ramas para los muertos. Todo estaba marchito y consumido en la tierra reseca y los secos pechos.
La propia Deméter ya no se bañaba. Sus túnicas estaban empapadas de barro y el cabello le colgaba en enmarañados mechones. A pesar del terrible dolor de su corazón, no se daba por vencida. Después de muchas preguntas, súplicas e incidentes que no habían dado el menor resultado, la diosa se desplomó junto a un pozo de una aldea donde nadie la conocía. Mientras permanecía apoyada contra la fría piedra del pozo, apareció una mujer, más bien una especie de mujer, que se acercó a ella bailando, agitando las caderas como si estuviera en pleno acto sexual mientras sus pechos brincaban al compás de la danza. Al verla, Deméter no pudo por menos de esbozar una leve sonrisa.
La bailarina era francamente prodigiosa, pues no tenía cabeza, sus pezones eran sus ojos y su vulva era su boca. Con aquella deliciosa boca empezó a contarle a Deméter unas historias muy graciosas. Deméter sonrió, después se rió por lo bajo y, finalmente, estalló en una sonora carcajada. Ambas mujeres, Baubo, la pequeña diosa del vientre, y la poderosa diosa de la Madre Tierra Deméter se rieron juntas como locas.
Y aquella risa sacó a Deméter de su depresión y le infundió la energía necesaria para reanudar la búsqueda de su hija y, con la ayuda de Baubo, de la vieja bruja Hécate y del sol Helios, consiguió finalmente su objetivo. Perséfone fue devuelta a su madre. El mundo, la tierra y los vientres de las mujeres volvieron a crecer.


La pequeña Baubo siempre me ha gustado mil veces más que cualquier otra diosa de la mitología griega, quizá más que ninguna otra figura. Procede sin duda de las diosas del vientre neolíticas9 unas misteriosas figuras sin cabeza y, a veces, sin brazos ni piernas. Nos quedamos cortos diciendo que son “figuras de la fertilidad”, pues está claro que son mucho más que eso. Son los talismanes de las conversaciones femeninas, es decir, de la clase de conversación que las mujeres jamás mantendrían en presencia de un hombre como no fuera en circunstancias extraordinarias.
Estas figurillas representan unas sensibilidades y unas expresiones únicas en todo el mundo; los pechos y lo que se siente en el interior de esas sensibles criaturas, los labios de la vulva, en los que una mujer experimenta unas sensaciones que los demás pueden imaginar, pero que sólo ella conoce. Y la risa del vientre que es una de las mejores medicinas que pueda tener una mujer.
Siempre he pensado que el Kaffeklatsch* era un vestigio del antiguo ritual femenino del estar juntas, un ritual que, como el antiguo, se centra en conversaciones del vientre y en el que las mujeres hablan desde sus entrañas, dicen la verdad, se ríen como locas, se sienten más reconfortadas y, cuando vuelven a casa, todo marcha mejor.
* En alemán, tertulia de mujeres. (N. de la T)
A veces cuesta conseguir que los hombres se retiren para que las mujeres puedan permanecer a solas entre sí. Sé que en tiempos antiguos las mujeres animaban a los hombres a que se fueran a “pescar”. Se trata de una estratagema utilizada por las mujeres desde tiempos inmemoriales para que los hombres se alejen y la mujer pueda quedarse sola o en compañía de otras mujeres. Las mujeres necesitan vivir de vez en cuando en una atmósfera exclusivamente femenina, ellas solas o con otras mujeres.
Es un ciclo femenino natural.
La energía masculina está muy bien. Más que bien; es suntuosa e impresionante. Pero a veces es algo así como darse un atracón bombones. Nos apetece tomar durante unos cuantos días un poco de arroz frío y un caldo calentito para purificar el paladar. Tenernos que hacerlo de vez en cuando.
Además, la pequeña diosa del vientre Baubo nos recuerda la interesante idea de que un poco de obscenidad puede ayudar a superar una depresión. Y es verdad que ciertas clases de risa, la que procede de todos esos relatos que las mujeres se cuentan, esos relatos tan subidos de tono que rayan con el mal gusto, sirven para despertar la libido. Vuelven a encender el fuego del interés de una mujer por la vida. La diosa del vientre y la risa del vientre es lo que nosotras buscamos.
Por consiguiente, te aconsejo que incluyas en tu colección unos cuantos “cuentecitos guarros” como el de Baubo. Esta forma reducida de cuento es una poderosa medicina. El divertido cuento “guarro” no sólo puede disipar una depresión sino también arrancar la negra furia que oprime el corazón, consiguiendo que la mujer sea más feliz que antes. Pruébalo y verás.
Y ahora confieso que no puedo decir gran cosa acerca de los dos siguientes aspectos del cuento de Baubo, pues están destinados a ser comentados en pequeños grupos integrados exclusivamente por mujeres, pero sí puedo decir lo siguiente: Baubo posee otra característica; ve a través de los pezones. Para los hombres es un misterio, pero cuando se lo comento a las mujeres, éstas asienten enérgicamente con la cabeza y dicen “¡Ya sé lo que quieres decir!”.
El hecho de ver a través de los pezones es ciertamente un atributo sensorial. Los pezones son unos órganos psíquicos que reaccionan a la temperatura, el temor, la cólera, el ruido. Son un órgano sensorial como lo son los ojos de la cabeza.
En cuanto a lo de “hablar por la vulva”, se trata, desde un punto de vista simbólico, de hablar desde la prima materia, el más básico y más sincero nivel de verdad: el os* vital. ¿Qué otra cosa se puede decir sino que Baubo habla desde el barro madre, la profunda mina, literalmente desde las profundidades? En el relato de Deméter que busca a su hija nadie sabe qué palabras le dirigió exactamente Baubo a Deméter. Pero ya tenemos cierta idea.



Mujeres que corren con los lobos

10 comentarios:

Mª JOSE. dijo...

ROSA...primero decirte que me encanta el libro "Mujeres que corren con los lobos",imaginarás porqué.
En segundo lugar estoy totalmente de acuerdo con tu afirmación,hay muchos ,muchos hombres que no entienden las conversaciones de las mujeres.
Si le dices a un hombre...me duele la cabeza..el piensa(he de darle una solución)y te dice que te tomes un analgésico.
Si esto mismo lo dices a una mujer ella entenderá que no quiere que le des la solución...ya lo sabe...simplemente es querer ser escuchada sin más.
Me recuerda muchísimo al libro "Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus"
Besos .MJ

Nélida dijo...

Qué cierto es que a las mujeres nos encanta hablar de ciertas cosas con otras mujeres, entramos en una complicidad especial, que rara vez conseguimos con un hombre.

Cuántas veces se escucha esa frase de "ya están cotilleando cosas de mujeres"...pues si, son cosas de mujeres, porque nos sentimos bien hablando entre nosotras, y no hace falta que sean mujeres que conozcas desde hace tiempo...
Yo no he conseguido, de momento, tener la misma complicidad con un hombre...

Eurice dijo...

¡Oh amiga! que hermosa leyenda, ciertamente se trata del mundo enigmático femenino, de loq ue intimamente pensamos y no expresamos, porqué pertenece a la intimidad, la feminidad expresada al cubo, algo así como las maravillosas flores que pintaba Georgia O'Keffe, unas flores que semejaban úteros.
Bello post Rosa, ya estoy de vuelta en la red.
Un abrazo y felices fiestas ;)

Ángeles Hernández dijo...

Mujeres con mujeres. Los pobres de espíritu quizá
no lo entiendan, pero nosotras sí.

¿Verdad Rosina?.

Nuestra complicidad, nuestras confidencias y nuestra ayuda mutua. Que siga.

Reysagrado dijo...

¿Se puede? ¿O estáis reunidas? Jajajaja, es broma.

No, sinceramente, a mí me encanta tener amigas y tener una complicidad con ellas. ¿Por qué? Pues porque se aprende muchísimo más de las Mujeres que de los Hombres. Sois mucho más inteligentes, mucho más complejas, mucho más sensibles y mucho más intuitivas.

Siempre digo que tengo facilidad para crear en mi mente una imagen de las personas que veo, o escucho o simplemente leo. Y a muchos hombres los veo como... figuras torponas que se mueven lentamente, ¡como si fueran pisando huevos!, como troles, jajaja. En serio. No a todos, claro, pero sí a la mayoría. Por el contrario, a la mayoría de vosotras os veo como figuritas gráciles, sonrientes, transmisoras de alegría y felicidad, como Pequeñas Haditas, ¡¡como Campanillas!!, jaja.

como una Luz Divina, Poderosa, Dadora de Vida y de Energía, lo que para mí es la Diosa que todas lleváis dentro pero que pocas manifestáis.

Y otra imagen es la de una Brujita, sí, pero de Y no sólo eso, porque algunas de vosotras también tenéis esas que con sus Hechizos, con su Encanto Natural, son capaces de seducir al más osado de los Dioses.

La Verdadera Mujer es aquella que llega a alcanzar estas TRES MUJERES que en realidad son una: Grácil Hadita, Poderosa Diosa y Seductora Brujita;)

Este mismo comentario me ha dado una idea para escribir un Post...

Un besito, Brujita Rosa;)

ROSA LA ARAUCANA dijo...

¡Qué alegria un hombre como tú Mi Muy Alto Rey!
Sois tan escasos.. SAGRADO asi eres tú..

Adolfo Payés dijo...

Interesante articulo, todo un descubrimiento hago en tu cuento, en tu desarrollo del texto que me invita a seguir conociendo un poco mas sobre todo esto.. pues me quedo corto con el tema..
Un gusto leerte..

Te dejo mis mejores vibraciones y deseos de paz y amor para estas fiestas navideñas y de año nuevo 2010...

Un abrazo
Saludos fraternos..

ROSA LA ARAUCANA dijo...

Mª JOSE: Mi loba preferida
MI Dulce Nelida, haberlos haylos..
EURICE: Ya te dije en tu desvan. Te he extrañado. Bienvenida de nuevo.
ANGELES: mi angel, MI AMIGA, mi cómplice, mi confidente, mi ayudadora.

ROSA LA ARAUCANA dijo...

ADOLFO: No sabes cuanto me alegro de aportarte algun descubrimiento, para mi es un verdadero placer viniendo de ti, hombre de gran sensibilidad y lleno de bellezas.
Mi alma acoge tus vibraciones que siento cálidas.

Yo dijo...

Hay hombres que tienen el arte -llamèmosle asì- de "mimetizarse" con las mujeres y hasta pueden llegar a participar en un Kaffeklatsch sin que nos demos cuenta y, al fin y al cabo, terminan conocièndonos un poco màs (sòlo un poquito).
Saludos Rosa :):):):)