SUMANDO CORAZONES

SUMANDO CORAZONES

BIENVENIDOS A ESTA NUESTRA ESCUELA DE VIDA

HE PLANTADO Y HA BROTADO. TODO LO QUE HABITA ESTE RINCÓN ES DE IDA Y VUELTA. QUE LA ROSA DEL GOZO FLOREZCA EN VUESTROS CORAZONES.


CANTO Y GRITO FUERTEMENTE A LA FUGACIDAD DE LA VIDA, DE AHÍ MI PASIÓN POR VIVIR SÓLO DE LO ÚNICO QUE POSEO CERTERAMENTE: EL INSTANTE .

LA AUTO-DEMOSTRACIÓN DE UNA BUENA AUTOESTIMA, DEL AUTO-REENCUENTRO, NO SE DA NORMALMENTE EN DÍAS SOLEADOS, ESA SITUACIÓN ES DEMASIADO SENCILLA, PARA RECONOCER Y RE-NACER EN LA LUZ HAY QUE SUMERGIRSE PRIMERO EN LA OSCURIDAD, ES AHÍ DONDE HAY QUE SER CONSCIENTE DE NUESTRA FUERZA, PARA ASÍ PODER TOMAR EL IMPULSO NECESARIO PARA LLEGAR A ACARICIAR A LAS ESTRELLAS.


TODOS VUESTROS COMENTARIOS ACARICIAN MI SER, MI ESENCIA, MI ALMA, MI TODA YO. SOIS AMOR... GRACIAS DESDE LO MAS PROFUNDO DE MI CORAZON..

Guerrer@s de Luz - Los autentic@s dueños de este blog

sábado

LOS LIMITES EN LAS RELACIONES

El concepto de codependencia es relativamente nuevo en psicología o terapias afines, es un término que empezó a utilizarse allá por la década de los 60. En un principio, dicha acepción se utilizaba para referirse a personas que sufrían algún tipo de adicción química. Más tarde, el concepto se fue desarrollando hasta llegar a la definición de que no sólo existían adicciones al alcohol o drogas, sino que abarcaba más, como comer en exceso, sexo o personas.
Existen infinitud de definiciones que en este espacio sería imposible transcribir y por tanto he elegido a dos grandes estudiosos en la materia, cuyas enseñanzas me sirven de modelo para llevar a cabo el trabajo que desarrollo como terapeuta. En este artículo vamos a centrarnos en la codependencia relacionada con vínculos afectivos que se crean cuando una persona renuncia a sí misma para involucrarse totalmente en otra. En una relación de codependencia, el codependiente está convencido de que es capaz de cuidar al otro y hacerse cargo de otro llegando incluso a convertirse en víctima.
Según el Triangulo Dramático de Karpman, existen tres tipos de roles adquiridos por el codependiente, como son: Victima, Perseguidor y Salvador. El victima es el rol predominante en este triángulo ya que los otros dos giran alrededor de éste. A saber:

- VICTIMA: Se siente desvalido e inseguro, por lo tanto busca situaciones y personas que le rebajen, le desvaloricen y le salven. Repetidamente subestima sus propias facultades, se siente inferior a los demás, les pide consejo y ayuda frecuentemente. La persona “victima” como los niños, cree que sus padres, los demás, la mala suerte o el destino son los responsables de su desgracia.
- PERSEGUIDOR: Necesita saber que le temen, por lo tanto, busca a alguien a quien criticar y limitar. Piensa o dice con frecuencia: “Tengo razón, no hacerlo bien””siempre te equivocas”: intenta desvalorizar, criticar o controlar a los demás a fin de ensalzarse más a si mismo.
- SALVADOR: Necesita sentir que le necesitan, por lo tanto ayuda a quien no lo ha pedido, encuentra a alguien a quién salvar. Piensa y dice: “qué harías tu sin mí”, “siempre tengo que ayudarte”, “yo sé mejor que tú lo que te conviene”. Con el pretexto de querer el bien del otro, en realidad busca acrecentar la dependencia de la víctima para así sentirse importante y necesario.

“... el codependiente enarbola una aparente responsabilidad sobre el otro, ésta en realidad está encubriendo una falta de responsabilidad sobre si mismo y sus necesidades, por lo que el eje de la responsabilidad se encuentra afectado y el miedo que hay detrás es a estar solo. La codependencia.. es una dependencia de los demás, de sus estados de ánimo, de su conducta, de su enfermedad o bienestar, de su amor. Es una dependencia paradójica. Parece que los demás dependen de los codependientes, pro en realidad ellos son los dependientes” (M. Beattie, 1991)

Una vez explicado este concepto, los terapeutas facilitamos una orientación para que tomen conciencia de que han perdido su individualidad, para que identifiquen sus roles y aprendan a recuperar su independencia, aprendan a ser responsables de sí mismos y tomen las riendas de su vida y así fortalecer su autodependencia.

ROSA ARAUZ

8 comentarios:

Montse Soriano dijo...

Rosa,

En el caso del codependiente "víctima" o el "perseguidor", los conceptos, reacciones y razones que conducen a la codependencia están muy claros, sin embargo, en el caso del "salvador", creo que es difícil delimitar y saber hasta dónde llega el afecto, el amor y el compromiso o si realmente has traspasado la frontera para llegar a la codependencia. Creo que, a menudo, es complicado averiguar si nos encontramos en la "posición" adecuada.

Gracias por esta interesante entrada.

ROSA LA ARAUCANA dijo...

Montse, gracias a ti. Cierto es que es complicado y ademas creo que tampoco está mal ser un poco "salvador" ya que si no fueran por ellos no habría en el mundo personas dispuestas a ayudar. Existen muchas profesiones que estan repletas de salvadores, entre ellas la mia, ero lo que si es cierto es que se puede positivizar y seguir siendolo sin necesidad de abandonarse a uno mismo y abrir el corazon para ayudar.
El salvador positivo no ayuda a los demás desde su ego, sino desde el amor.

Anónimo dijo...

Fuí durante muchos años Victima pero lo curioso es que a la vez tambien era Acusador, constantemente oscilaba entre un rol y otro. Rosa porque no explicar que es un Acusador como tan bien lo dejaste claro en el taller intensivo de Autoestima que tuvimos el fin de semana en el Instituto Santa Maria del Rosario hace años ya...

G.F. (él único chico)

ROSA LA ARAUCANA dijo...

El papel de victima que va relacionado con el de acusador no es el tipo de "victima" que expongo en el artículo. Ese tipo de victima es una persona que tiene mermada su autoestima, que soporta humillaciones, agresiones y siente un profundo miedo hacia la persona de la cuál lo es. En esos momentos no es capaz de defenderse, está profundamente paralizado, bloqueado, pero en cualquier momento se cambian las tornas y se vuelve profundamente Acusador y es capaz de actuar con excesiva violencia, tanto verbal como física. Suelen ser roles relacionados con la dependencia.

¿Lo recuerdas ahora? ;)

MUCHO AMOR

Anónimo dijo...

Verdad, ahora si me has refrescado la memoria, mi querida Rosa. De nuevo gracias. Entonces me retracto, fuí una victima que consideraba que todos mis males venian del exterior por experiencias del pasado, de mi niñez, pensaba que los culpables eran mis padres y de vez en cuando reaccionaba como Acusador echandoselo en cara y recordandole que ellos eran los que habian hecho de mi un desgraciado.
Gracias a ti y a mi proceso de crecimiento a lo largo de los años salí de esos roles. Trabajé intensamente el perdon a mi mismo y hacia ellos. Hoy me siento liberado.
Mucho amor tambien para ti

G.F.

ROSA LA ARAUCANA dijo...

¿Culpable? palabra para eliminar del diccionario.

Anónimo dijo...

Cierto es, de nuevo me retracto. ¿RESPONSABLE MEJOR NO?

G.F

ROSA LA ARAUCANA dijo...

BUEN ALUMNO SI SEÑOR, EN ESTA ESCUELA DE VIDA. Es exactamente igual que otra palabra tan dañina para nuestro lenguaje como es Debería. Recuerda cada vez que la utilizamos estamos hablando de una "equivocación". Como bien dice nuestra querida Louise. Cuando las utilizamos decimos que estamos equivocados, que lo estuvimos o que lo estaremos. Lo que necesitamos es más libertad de elección. La reemplazamos por la palabra "podría" que nos da una opción, y así nunca nos equivocamos. En relación a la palabra culpa nos provoca sensaciones negativas y dolorosas, nos hace menos libres, nos paraliza, si la sustituimos por responsable porque ahi es donde esta el poder y nos hace sentir mas fuertes y determinantes. Al utilizar la palabra responsable nos sentimos libres porque forma parte de la causa de nuestros propios actos y asi asumimos las consecuencias de dichos actos desde la libertad.