SUMANDO CORAZONES

SUMANDO CORAZONES

BIENVENIDOS A ESTA NUESTRA ESCUELA DE VIDA

HE PLANTADO Y HA BROTADO. TODO LO QUE HABITA ESTE RINCÓN ES DE IDA Y VUELTA. QUE LA ROSA DEL GOZO FLOREZCA EN VUESTROS CORAZONES.


CANTO Y GRITO FUERTEMENTE A LA FUGACIDAD DE LA VIDA, DE AHÍ MI PASIÓN POR VIVIR SÓLO DE LO ÚNICO QUE POSEO CERTERAMENTE: EL INSTANTE .

LA AUTO-DEMOSTRACIÓN DE UNA BUENA AUTOESTIMA, DEL AUTO-REENCUENTRO, NO SE DA NORMALMENTE EN DÍAS SOLEADOS, ESA SITUACIÓN ES DEMASIADO SENCILLA, PARA RECONOCER Y RE-NACER EN LA LUZ HAY QUE SUMERGIRSE PRIMERO EN LA OSCURIDAD, ES AHÍ DONDE HAY QUE SER CONSCIENTE DE NUESTRA FUERZA, PARA ASÍ PODER TOMAR EL IMPULSO NECESARIO PARA LLEGAR A ACARICIAR A LAS ESTRELLAS.


TODOS VUESTROS COMENTARIOS ACARICIAN MI SER, MI ESENCIA, MI ALMA, MI TODA YO. SOIS AMOR... GRACIAS DESDE LO MAS PROFUNDO DE MI CORAZON..

Guerrer@s de Luz - Los autentic@s dueños de este blog

jueves

¿NECESITAS LA APROBACIÓN DE LOS DEMAS?



¿A menudo te genera ansiedad tu rendimiento en el trabajo y cómo te ven los demás? ¿Dependen tus buenos sentimientos de cómo los demás se sienten respecto a ti? ¿Quién es responsable de tu valía personal, tú o los demás?

"En el trabajo, cada vez que tengo que hablar en una reunión me estreso mucho."
"En clase, siempre tengo miedo de levantar la mano y hacer una pregunta."
"Me va bien si estoy con una persona sola, pero tan pronto como me encuentro dentro de un grupo, me entra tanta tensión que apenas puedo soportarlo."
"Me siento totalmente relajada si estoy con mis amigas, pero en cuanto veo a un chico que me gusta, no puedo ser yo misma."

Cada una de estas personas sufre de ansiedad o de estrés porque buscan aprobación y evitan la desaprobación. ¿Qué es lo que se están diciendo a sí mismos y que les genera tanta ansiedad?

"Por Dios, espero no olvidar lo que quiero decir y no ponerme en ridículo."
"El profesor puede pensar que la pregunta que quiero hacer es muy tonta."
"Si digo algo que no está bien, no le gustaré a nadie."
"Más me vale no decir algo totalmente estúpido."

Una de estas personas se está diciendo a sí misma cosas que le están creando ansiedad, y debajo de estas declaraciones auto-críticas yace una creencia más profunda:

"Si digo o hago algo estúpido no les gustaré y eso significa que yo no valgo lo suficiente."

La necesidad de aprobación y el miedo a la desaprobación viene de la creencia de que los demás son responsables de tu valía. Si les gustas, vales y si no les gustas, no vales.
Si eres alguien que busca la aprobación de los demás, entonces es que haces a los demás responsables de tu propia valía.
Imagina que tienes un hijo y, en lugar de quererle, no haces más que dárselo a los demás para que estos le definan. No haces más que decirle a este niño "Más te vale hacerlo bien porque si no les gustas, no vales." El resultado sería que el niño se sentiría muy inseguro y poco digno de ser amado porque tú no haces más que dárselo a los demás para su aprobación.
Cuando haces a los demás responsables de tu propia valía, estás haciendo lo mismo a un nivel interno - traicionando a tu propio niño interior. En lugar de definir tu propia valía, estás haciendo a los demás responsables de ella.
Este es un modo muy duro de vivir. Constantemente tienes que intentar imaginarte lo que otra persona quiere de ti para así conseguir aprobación y evitar la desaprobación. Tus buenos y tus malos sentimientos dependen de cómo te ven y cuánto rindes, de manera que tienes que estar constantemente alerta.

¿Y si te responsabilizaras de definir tu propia valía? ¿Cómo te iría haciendo esto?

Uno de los problemas de definir tu propia valía es que puede que estés programado para verte a través de los ojos de tus padres, profesores, hermanos y compañeros. Si mientras crecías te juzgaron, te criticaron, te rechazaron o te ridiculizaron, puede que hayas incorporado las imágenes de los demás a tu propia mente. Así, no puedes definir tu propia valía y capacidad de ser amado/a desde tu yo herido, tu mente egocéntrica programada. Tienes que definirte a través de los ojos del amor, no de los ojos de la crítica.

Empieza imaginándote una parte de ti más mayor y más sabia, o imagina a alguien de tu infancia que realmente te quisiera. Imagina que puedes verte a ti mismo de niño a través de los ojos de esta otra persona o de esa parte mayor de ti. ¿Qué ves? ¿Puedes ver tu inocencia, tu capacidad de amar y ser amado/a, tu sentido de la curiosidad, tu creatividad, tu vida? Ábrete a ver quién eres en esencia tu Yo verdadero.

Si practicaras esto de ver quién eres realmente - no quién eres en tu yo herido programado, sino quién eres en tu Yo esencial - empezarías a valorar tu propia y bella esencia. Conforme valoraras tu esencia, empezarías a tratarte a ti mismo de un modo más amable y amoroso.

Cuando más practiques esto, mejor te sentirás tú mismo y buscarás menos aprobación de los demás. ¡Con el tiempo y la práctica te encontrarás sintiéndote mucho más feliz y en paz!

 
Por Dr. Margaret Paul, Traducción: María Rey Piulestán







10 comentarios:

El Drac dijo...

Qué excelentes consejos nos das en tu post, sin duda serán de gran ayuda para un convivir mejor

Mercedes Pinto dijo...

Nos has traído unos sabios consejos para esos momentos de inseguridad que tanto nos agobian en la vida, cuando tenemos miedo a no ser aceptados. Intentar espantar esos fantasmas no es fácil, pero se puede conseguir, como tú dices, rescatando de nuestro interior lo mejor que tenemos y apoyándonos en ello. Es curioso la cantidad de gente que entre las personad de confianza son muy válidas y en cuanto se encuentran entre extraños pierden la seguridad.
Muy interesante tu post.
Un abrazo.

Reysagrado dijo...

Me gusta verme a mí mismo como un Niño; así, me hago de querer, jajaja:P

Ángeles Hernández dijo...

Es absolutamente cierto lo que dices, Rosa, tenemos la manía de mirarnos en el espejo de los demás. A menudo somos muy vulnerables a críticas y comentarios negativos, y vemos el cielo con un piropo mínimo que a veces es sólo un cumplido.

Dices que la base de ello radica en como fuimos educado: crítica o amor. Ello me lleva a pensar en lo que todavía podemos hacer por nuestros hijos y nuestros nietos para que no se vean atrapados en la misma red.

Un abrazo y gracias por tus atinados escritos Á.

Kimbertrancanut dijo...

No es fácil, amiga...A veces tenemos la auto-estima por los suelos. El pánico escénico es muy habitual también...Es cierto que deberíamos estudiarnos y aprendernos...Abrazos sinceros y afectuosos

Feliz dijo...

Excelente post. Creo q todo lo expuesto es verdad y lo comparto al cien por cien. Nunca se debe de buscar la aprobación de los demás, sino la de uno mismo, si estás conforme con lo q haces y con cómo lo haces, la opinión de los demás sobra. Vivir pendientes de lo q los demás opinan de ti es aburridísimo y negativo, imagínate, siempre van a opinar, unos a favor y otros en contra, pero siempre lo harán. Creo en la crítica constructiva, esa, que puede ayudarte a mejorar y a aprender de tus errores. Felices sueños. Saludos cordiales.

Tara dijo...

Estupendo post,describes con toda exactitud las posturas de los seres humanos,¿quien en alguna ocasion no busco la aprobacion de los demas?.
Un abrazo

Lola dijo...

Dificil, aunque no imposible.
Siempre es un placer para el espíritu pasar a visitarte.

Un abrazo

NV BALLESTEROS dijo...

Gracias por compartir estos tips...Creo que todos vamos en busca de la armonía

Besos

El Mar...Siempre el mar dijo...

A veces es tremendamente dificil demostrar que somos y quienes somos. Quiza sea que necesitmos demasiado la aprobación de los demas aunque también pensamos que los demas no tendrian que regir nuestra manera de ser pero...la educación recibida es bastante culpable a mi entender de esa falta de autoestima. Que pensará papá..? o mamá? es así como lo quieren...?o la gente en general...? deveriamos ser capaces de conservar nuestra manera de ver las cosas y nuestra opinión. decir algo que no pensamos es intentar engañarnos a nosotros mismos.

Mi mejor sonrisa para ti