SUMANDO CORAZONES

SUMANDO CORAZONES

BIENVENIDOS A ESTA NUESTRA ESCUELA DE VIDA

HE PLANTADO Y HA BROTADO. TODO LO QUE HABITA ESTE RINCÓN ES DE IDA Y VUELTA. QUE LA ROSA DEL GOZO FLOREZCA EN VUESTROS CORAZONES.


CANTO Y GRITO FUERTEMENTE A LA FUGACIDAD DE LA VIDA, DE AHÍ MI PASIÓN POR VIVIR SÓLO DE LO ÚNICO QUE POSEO CERTERAMENTE: EL INSTANTE .

LA AUTO-DEMOSTRACIÓN DE UNA BUENA AUTOESTIMA, DEL AUTO-REENCUENTRO, NO SE DA NORMALMENTE EN DÍAS SOLEADOS, ESA SITUACIÓN ES DEMASIADO SENCILLA, PARA RECONOCER Y RE-NACER EN LA LUZ HAY QUE SUMERGIRSE PRIMERO EN LA OSCURIDAD, ES AHÍ DONDE HAY QUE SER CONSCIENTE DE NUESTRA FUERZA, PARA ASÍ PODER TOMAR EL IMPULSO NECESARIO PARA LLEGAR A ACARICIAR A LAS ESTRELLAS.


TODOS VUESTROS COMENTARIOS ACARICIAN MI SER, MI ESENCIA, MI ALMA, MI TODA YO. SOIS AMOR... GRACIAS DESDE LO MAS PROFUNDO DE MI CORAZON..

Guerrer@s de Luz - Los autentic@s dueños de este blog

martes

CARTA LANZADA AL UNIVERSO (ENVIADA POR VICTORIA)


“Volar es alegría, es magia.. y una manera de acercarse a la verdad”



Soy inmensamente feliz por la vida que tengo. Soy LIBRE. Soy libre para expresar y ser quien realmente soy. No hay nada mejor que la libertad, la libertad de ser quien realmente soy. Siento ganas de gritar al Universo entero: ¡YO SOY LIBRE Y ME AMO TAL COMO SOY!
Me siento en paz conmigo misma, mis seres queridos y el mundo entero. Todo está bien. Todo está bien en mi mundo.
Mi vida en Florida es absolutamente maravillosa, cada instante lo vivo y lo disfruto con gratitud y amor. Adoro la ciudad en la que vivo y sus habitantes. Adoro sus edificios, su playa y sus paisajes. Adoro mi casa, tan amplía y luminosa, decorada con muebles sencillos y confortables. Adoro a mi marido y a mis hijos, adoro mi familia multirracial.

Adoro mi trabajo, adoro ayudar a los demás a descubrir su propio amor. Soy feliz haciendo lo que hago. Adoro acudir a seminarios y seguir creciendo, nutriéndome.

Adoro mi fabulosa vida. Adoro la relación que tengo con mis padres y hermanas, ellos me visitan y yo los visito. Adoro a mi tía.

Adoro la vida que me he creado. Gracias, Universo. TE AMO.

Para llegar a este momento en el que estoy, tuve que tomar acción a raíz del día en que mi Coach maestra Rosa me dijo que saltara de una vez del trampolín, pues sabía que no eran apegos lo que yo tenía, sino un sentimiento de reconquista de esa libertad que sentí en mi primer viaje a América. Decidí tomar mis decisiones no en función de los deseos de los demás, sino de los míos propios. Me di cuenta de que siguiendo mi intuición, la voz de mi ser interior nada malo estaría haciendo, sino todo lo contrario, me conduciría a un lugar seguro y donde me sentiría en paz conmigo misma, y como resultado de ellos con los demás.


Me di cuenta de que no puedo hacer feliz a nadie, a menos que primero yo sea feliz, me quiera, y me ame, y eso significa expresar quien realmente soy y vivir mi totalidad, darle voz a mi Ser Interior, a mi Verdadero Yo, que es la única que sabe qué es lo mejor para mi, Quien soy yo, y qué cosas me hacen llorar de alegría.


Empecé a creer en mi visión, y la visualicé cada día, sintiéndola como ya realizada, y siguiendo mi intuición se me presentaban las oportunidades, personas, lugares, detalles.. que me trajeron hasta aquí.


Disfrute y amé el recorrido porque sabía con certeza cuál era la meta que me esperaba y la seguí feliz y con confianza. GRACIAS AMADO UNIVERSO.


Fdo.: VICTORIA

viernes

jueves

SEMBRADOR DEL CAMBIO


Cuando te mueve el firme deseo de transmitir una idea, de comunicar generosamente lo aprendido, de lograr inquietar a los demás con ópticas diferentes no visualizadas, cuando no escatimamos horas de estudio y de pensamiento creativo para encontrar nuevos caminos a la reflexión y con ilusión deseamos hacer participar a los demás de nuestros hallazgos, nos convertimos en Sembradores del cambio.
Los Sembradores del cambio nunca cesan de aprender, llenan su alforja día a día de conocimientos  cuando a través de  palabras, escritos, poesía, retan a los demás, para la superación.
Los Sembradores del cambio son sembradores de sueños, de retos, de ideales, convencidos que en el ser humano está todo el pasado, el presente y el proyecto de un mundo superior; saben que en la investigación está el alimento del espíritu, en su convicción está la fuerza de su alma y en su incondicional entrega está el testimonio que a los demás compromete, seduce y enamora.
Sembradores del cambio que desafían lo establecido, cuestionan los errores convertidos en hábitos, luchadores incansables por lograr el despertar del ser humano, y no importando las consecuencias entregan su existir por realizar un ideal.
Ellos, los que han ayudado a forjar un mundo mejor, algunos reconocidos, otros en el anonimato. Los que han dejado caer su pequeña semilla en millones de seres humanos, a ellos va mi homenaje.

martes

LA ESCUELA DE LA SELVA


"Al león, rey de la selva, se le ocurrió la genial idea de capacitar a todos los animales y los convocó con un democrático rugido, advirtiendo que el que no asistiera al curso sería por él devorado. Decretó que todas las materias deberían ser obligatorias. Así, en la clase de volar, las águilas sacaron el primer lugar, pero en cuanto se pusieron a cavar hoyos se rompieron el pico; las liebres obtuvieron mención honorífica en la cátedra de correr, pero quedaron lisiadas cuando se lanzaron de una altura de 10 metros en su intento de aprender a volar; en resumén, todos suspendieron el curso básico".

La filosofía de este pequeño cuento es que en cada uno debemos descubrir nuestras potencialidades y no empeñarnos inútilmente en desarrollar nuestras limitaciones naturales. Hay que aprender a ser excelentes con lo que tenemos y no a martirizarnos con lo que no tenemos. Por muy modestos que sean nuestros potenciales, si sabemos usarlos  nos convertiremos en seres excepcionales.

El más humilde jardinero puede dar albergue a las flores más bellas del mundo.

Fíjate una meta para llegar a ser el mejor en la actividad que elijas, esfuérzate y trabaja a fondo todos los días para lograrlo y todas las probabilidades de triunfo serán tuyas.



lunes

DESPIERTA




Acaso solamente de noche duermes y de día te consumes.

Despierta, libérate, anímate a realizar lo que deseas lograr, no pierdas un instante más, ya habrá tiempo en la eternidad para siempre descansar.
Despierta, la creación debes aprender a contemplar: un amanecer, una flor, el canto de los pájaros, aprende a estar vivo, a vivir apasionadamente la oportunidad que hoy tienes de vivir.
Despierta, con tus anhelos forja el mundo que deseas lograr, sueña con los ojos abiertos y no ceses de soñar hasta convertirlos en realidad.
Despierta, contempla el milagro que te rodea, tú ya en sí eres el milagro, hoy estás vivo, es un gran motivo para ser feliz.
Despierta, deja de ser un sonámbulo, un simple espectador y conviértete en el autor principal de la obra más importante, sé el protagonista principal de tu propia vida.
Despierta, conviértete en esa fuerza que necesita el mundo, de los seres que han entregado su existir para lograr que algo mejore. Deídete a dejar tu esencia, tu aroma, porque alcanzaste una estrella.
Despierta y atrévete a vivir hoy como el día más importante de tu vida.

sábado

TODAS TUS CARAS



Muchos de nosotros vivimos en una cárcel emocional porque queremos ser buenos. Nos rodeamos de toda una red de “deberes” que en muchas ocasiones entran en conflicto con nuestros deseos y nuestras capacidades. Nuestra Lista Universal de Deberes, en la que leo “Siempre debo ser: correcto, limpio, brillante, sensato, bueno, obediente y saludable”, cueste lo que cueste y cualquiera que sea la situación. Esto casi siempre termina en una sensación de fracaso, en innecesaria frustración y en decepción.

Esa red de “deberes” incluye una buena cantidad de diálogo interno sobre lo que “ellos” aprobarían o reprobarían. “Ellos” puede ser cualquiera, su madre, su padre, su jefe, su tía Luisa... son las personas a las que miramos para decidir si lo que estamos haciendo está bien o no lo está.

También con demasiada frecuencia, las personas no se dan cuenta y precisamente como consecuencia de esa falta de conocimiento, de imaginación y de consciencia, han elevado altos muros alrededor de sí mismas, muros que les impiden ver sus auténticas posibilidades. Afortunadamente para nosotros, la fuerza de esos muros que parecen de hormigón armado se sustenta únicamente en nuestros propios pensamientos.
Para enfrentarnos con eficacia a los muros externos tenemos que aprender a enfrentarnos con los muros que tenemos en nuestra mente. Si en nuestro interior nos sentimos atrapados, tendremos muy poca energía creativa disponible para manejar creativamente las dificultades externas. Nuestros carceleros internos representan aquello que miramos como amenazador. Los guardianes son nuestros miedos, siempre presentes, que se empeñan en que sigamos estando donde nos encontramos.

Para empezar a liberarnos de nuestra cárcel emocional podríamos comenzar con un simple pensamiento nuevo: “Tiene que haber algo más, y voy a asumir el riesgo de echar una ojeada”. Este pensamiento nos lleva a la esperanza, que se convierte así en una posibilidad nueva.
Siempre estamos tratando de liberarnos de nuestra prisión emocional. Es que, por lo general, resulta tremendamente incómoda. Solemos intentarlo con súplicas, amenazas o complaciendo a otras personas, tratando de conseguir que lo hagan ellas por nosotros. Esto tiene un cierto sentido si creemos que nuestros carceleros están únicamente fuera de nosotros. Con este modo de actuar, podemos tener algún éxito ocasional, pero habitualmente estos esfuerzos terminan por fracasar y en unos sentimientos tremendos de desamparo, de rabia y de culpa.

Suponga por un momento que aceptamos el hecho de que nuestros mayores carceleros están dentro de nosotros; que empezamos a asumir el riesgo de estudiar cómo nuestros pensamientos, sentimientos, nuestro cuerpo y nuestra mente trabajan conjuntamente. Todo tenemos creencias que, cuando las contemplamos a la luz de la investigación, descubrimos que son ridículas; sin embargo, hemos vivido sin pararnos un momento a cuestionarlas. Ese estudio revelará, sin la menor duda, creencias de ese tipo que pondremos en cuestión una vez que las hayamos encontrado.
Muchas personas pierden sus batallas en el mundo exterior porque malgastan sus energías dentro de sí mismas. Nuestra vida interna y la manera de hacer frente a las dificultades externas están interconectadas. La una se alimenta de la otra. Cuando éramos niños, a la mayor parte de nosotros nos enseñaron a conformarnos y a ser obedientes. Hasta que aprendimos a hacerlo de otro modo, ésta era la única forma que conocíamos. Fuera cual fuera el dolor que tuviéramos que soportar para seguir viviendo, lo soportamos en nuestro interior, creyendo que la vida era así, y de este modo empezamos a levantar los muros de nuestra cárcel emocional.

Asumir el riesgo de empezar a cuestionarnos estas viejas enseñanzas supone dar un paso de gigante. Nos coloca en lo desconocido y el camino por lo general no está claro, Sin embargo, una vez que nos hemos convertido en exploradores a nuestro propio servicio, derribamos los muros de la cárcel y entonces se posibilita el crecimiento continuo. Podemos usar nuestra energía para descubrir y explorar nuevas posibilidades, en vez de seguir desperdiciando energías defendiendo nuestras viejas creencias en un fútil esfuerzo para hacerlas soportables.


Virginia Satir (Todas tus caras 1978)






miércoles

MANDALAS


Foto: F.J.V.C
Significado del Mandala:  "No me arrepiento del pasado, pero a partir de ahora, abro los ojos"
Lo llevo tatuado en mi piel


Mandala es una palabra que en sánscrito, quiere decir círculo sagrado. Algunos lo llaman "el laberinto de los círculos". Se utiliza para meditar, concentrar energía, equilibrar los desordenes, producidos por diferentes factores, que alteran y desestabilizan.
El mandala es un símbolo circular, que se encuentra desde el comienzo de la humanidad. Las diferentes culturas coinciden en que conduce hacia el camino a la unidad del ser.
La realización de mandalas es eficaz para armonizar, estabilizar y controlar estados de crisis, ansiedad, y desequilibrios.
La utilización de los mandalas se remonta desde los tiempos antiguos, hay grabados en las pirámides egipcias donde muestra que utilizaban la fuerza de los mandalas para su concentración, energización del lugar, meditación profunda, para elevar el nivel de conciencia, Hay papiros que muestran la utilización de mandalas dentro de las casas para mejor la captación de energía y crear ambiente de armonía y balance, o para transmutar la energía negativa en positiva.
También se ha encontrado el uso de mandalas en las civilizaciones druidas (España).
En la civilización china, hay varias formas de mandalas, hoy son usados para generar abundancia y prosperidad en el trabajo o para fortalecer la salud.
En la actualidad, se utilizan los mandala, preparados con diferentes materiales y colores especificos, para alcanzan diferentes objetivos. .En algunas ocasiones también se realizan con volúmenes ( bronce o arcilla)
En ciertas tradiciones fue usado para fomentar el valor ante cualquier situación. Desde tiempos remotos, los mandalas fueron utilizados por los sabios, y sacerdotes en sus meditaciones, sanaciones, en complejos rituales de diferentes culturas y regiones orientales, en el hinduismo, el tantrismo, el budismo, el lamaísmo tibetano, etc.
Su meta es fomentar la concentración de la energía en un solo punto durante la meditación.
Los mandalas tradicionales, los grandes mandalas de la tradición hindú, suelen ser imágenes enormemente complejas, que incluyen letras sánscritas y deidades que se quieran asimilar.
A veces parecen laberintos auténticos. El denominador común es el círculo (unos o varios) que rodea un núcleo interno, además puede ir acompañado de otras figuras geométricas como el cuadrado o el triángulo. Mircea Eliade, dice "es a la vez una imagen del Universo y una teofanía"
El anillo externo del mandala consiste en una 'barrera de fuego', que por una parte prohibe el acceso a los no iniciados, pero por otra, simboliza el conocimiento metafísico que "quema la ignorancia".
Jüng considera que el hombre moderno está desintegrado, separado de sí-mismo, por esto dice:
'"Hoy día el símbolo geométrico del círculo ha vuelto a desempeñar un papel importante…" El círculo es un símbolo de la psique. El cuadrado es un símbolo de materia terrenal, del cuerpo y de la realidad.' 'La frecuencia con que surgen el cuadrado y el círculo no debe desdeñarse, esas formas aparecen, a veces, como si fuesen gérmenes de un nuevo crecimiento.

martes

ABRO NUEVAS PUERTAS A LA VIDA



Ante mí hay un pasillo sin fin lleno de puertas, cada una de las cuales se abre a una nueva experiencia. A medida que voy avanzando, me veo abriendo diversas puertas que dan a maravillosas experiencias que me gustaría tener. Confío en que mi guía interior me conduzca y me oriente de maneras que sean las mejores para mí, y que mi crecimiento espiritual esté continuamente aumentando. Sin importar qué puertas se abran y cuáles se cierren, estoy siempre a salvo. Soy un ser eterno. Seguiré adelante para siempre de experiencia en experiencia. Me veo abriendo puertas a la alegría, la paz, la curación , la prosperidad, el amor, la comprensión, la compasión, el perdón, la libertad, la valía y la autoestima.
Todo eso está aquí, ante mí.

lunes

UN REGALO

Uno de mis sueños es ayudar a crear un mundo donde nos resulte seguro a todos amarnos los unos a los otros, donde amaros y aceptaros tal como sois, tal  y como me amo y acepto a mi misma. Cuando comprendo cuán increíblemente hermosos somos todos, obtengo las respuestas. Quiero y elijo crear todo el bien cada día.



sábado

REFLEXIÓN





Lo más importante para sanar y convertirme en una persona completa es que acepte todo lo que forma parte de mi. Acepto los momentos en que he hecho bien las cosas y los momentos en que lo las he hecho tan bien, los momentos en que he tenido miedo y los momentos en que he amado, los momentos en que he actuado de un modo necio e insensato y los momentos en que me he comportado de una manera inteligente e ingeniosa, los momentos en que he hecho el ridículo y los momentos en que he triunfado. Todo eso forma parte de mí. Muchos de mis problemas provienen de rechazar partes mías, de no amarme total e incondicionalmente. No miro hacía atrás en mi vida con verguenza. Veo el pasado como una parte de la riqueza y la plenitud de la vida. Sin esa riqueza y esa pleniturd, no estaría hy aquí. Cuando me acepto por completo, me convierto en una persona sana y entera.

miércoles

EL PODER DE LAS CADERAS




Foto: Olalla Chacón
Modelo: Vanesa Rodríguez de Trujillo Arauz


¿Qué es un cuerpo sano en el mundo instintivo? En su nivel más básico —el pecho, el vientre, cualquier lugar donde haya piel, cualquier lugar donde haya neuronas que transmiten las sensaciones—, la cuestión no es qué forma, qué tamaño, qué color, qué edad, sino ¿siente algo, funciona tal como tiene que funcionar, podemos reaccionar, percibimos su alcance, su espectro sensorial? ¿Tiene miedo, está paralizado por el dolor o el temor, anestesiado por antiguos traumas? ¿O acaso tiene su propia música, escucha como Baubo* a través del vientre y está mirando con sus muchas maneras de ver?

Yo viví a los veintitantos años dos experiencias decisivas, unas experiencias contrarias a todo lo que hasta entonces me habían enseñado acerca del cuerpo. Durante una concentración femenina de una semana de duración vi por la noche a la vera del fuego cerca de las calientes aguas termales a una mujer desnuda de unos treinta y cinco años; sus Pechos estaban fláccidos de tanto dar a luz y su vientre estaba surcado de estrías causadas por los embarazos. Yo era muy joven y recuerdo que me compadecí de las agresiones sufridas en su hermosa y delicada piel. Alguien estaba tocando unas maracas y unos tambores y ella se puso a bailar mientras su cabello, sus pechos, su piel y sus miembros se movían en distintas direcciones. Qué hermosa me pareció, qué llena de vida. Su gracia era conmovedora. Siempre me había fascinado la expresión “fuego en las ingles”, pero aquella noche lo vi. Vi el poder de sus caderas. Vi lo que me habían enseñado a ignorar, el poder del cuerpo de una mujer cuando está animado por dentro. Casi tres décadas después, aún me parece verla bailar en la noche y aún me impresiona el poder de su cuerpo.

Mi segundo despertar tuvo por protagonista a una mujer mucho mayor. Sus anchas caderas tenían forma de pera, sus pechos era muy pequeños en comparación con ellas, tenía los muslos surcados por unas finas venitas moradas y una larga cicatriz de una grave intervención quirúrgica le rodeaba el cuerpo desde la caja torácica hasta la columna vertebral, cual sí fuera una mondadura circular como las que se hacen al pelar una manzana. El contorno de su cintura debía de medir más de un metro.

* Personaje de la mitología griega que ayudó a Deméter en Eleusis cuando la diosa buscaba a su hija Perséfone por todo el mundo. (N. de la T.)

En aquel momento me pareció un misterio que los hombres zumbaran a su alrededor como si fuera un panal de miel. Querían dar un bocado a sus muslos voluminosos, querían lamer la cicatriz, sostener su pecho en sus manos, apoyar las mejillas sobre sus venas en forma de arañas. Su sonrisa era deslumbradora, sus andares eran preciosos y, cuando miraba, sus ojos captaban realmente lo que veían. Entonces vi por segunda vez lo que me habían enseñado a ignorar, el poder que hay en el cuerpo. El poder cultural del cuerpo es su belleza, pero el poder que hay en el cuerpo es algo extremadamente insólito, pues casi todas las personas lo han alejado de sí con las torturas a que someten la carne o con la vergüenza que ésta les produce.

Bajo esta luz la mujer salvaje puede indagar en la numinosidad de su propio cuerpo, comprenderlo y verlo no como un peso que estamos obligadas a soportar durante toda la vida, no como una bestia de carga, mimada o no, que nos lleva por la vida sino como una serie de puertas, sueñas y poemas a través de los cuales podemos aprender y conocer toda suerte de cosas. En la psique salvaje, el cuerpo se considera un ser de pleno derecho, un ser que nos ama y que depende de nosotras y para el cual a veces somos una madre mientras que otras veces él es una madre para nosotras.

Clarissa Pinkola Estés "Mujeres que corren con los lobos"

martes

ME QUIERO, POR TANTO PUEDO QUERERTE



Siempre que pienso en el tema de las relaciones, vuelvo inevitablemente al concepto del amor a uno mismo. Si no te amas, no serás capaz de disfrutar de una buena relación, aunque la introduzcas en tu vida, porque te producirá nerviosismo, estarás demasiado pendiente de la otra persona. ¿Qué estará haciendo? ¿Me querrá realmente? ¿Le importaré algo? ¿Dónde estará? ¿Por qué no me llama? Ya debería estar en casa, ¿con quién estará?

Nos creamos toda clase de tormentos cuando no nos amamos a nosotros mismos. Y si tenemos una relación con alguien que no se ama á sí mismo, entonces es imposible contentarlo. No se puede ser lo bastante bueno para alguien que no se ama así mismo. Y nos desvivimos tratando de agradar a una persona que no sabe cómo aceptarlo debido a que no se ama a sí misma.

Cuando tenemos celos, es que no nos amamos a nosotros mismos, no nos valoramos, nos sentimos inseguros... Y en eso consisten los celos: inseguridad. Es decir: "No valgo lo suficiente, no merezco que me amen, así que, ¿por qué tendrías que amarme? Y yo sé que sales y haces quién sabe qué por ahí". Es que no nos importamos, no nos importa quiénes somos.

lunes

RESPIRO AMOR, Y FLUYO CON LA VIDA

Foto: Maryna Se
Modelo: Alexía Rodríguez de Trujillo Arauz


 
¿Me expando o me contraigo? Cuando expando mis pensamientos, mis creencias y todo lo que me pertenece, el amor fluye libremente. Cuando me contraígo, levanto muros y me aíslo. Si tengo miedo o siento que alguien o algo me anenaza o que las cosas no van bien, respiro profundamente. Eso me abre, me endereza la columna, me ensancha el pecho, proporciona a mi corazón lugar para expandirse. Al practicar la respiración, echo abajo las barreras y empiezo a abrirme. Es un punto de partida. En lugar de sucumbir al pánico total, hago unas cuantas respiraciones profundas y me pregunto: ¿Quiero contraerme o expandirme?


viernes

CUENTO PARA DESPERTAR (EN COLABORACION CON DAVID ESCRIBANO)


Y ahí llega el Valiente Caballero, el Príncipe Azul, dispuesto a besar a la Bella Durmiente y así romper aquel Hechizo de la Malvada Bruja…

Aquel inmenso Dragón; aquel tórrido aliento capaz de derretir el metal; esos ojos rojos, llenos de Odio, fijados en el Caballero, quien levanta su Escudo para protegerse…

Se cubre con su inmenso Escudo y lanza su Espada contra el temible ojo del Dragón… e impacta en su objetivo… El Dragón se retuerce, confuso. Siente DOLOR por primera vez; siente sus fuerzas desfallecer…Incrédulo, el inmenso Ser cae al suelo. Un golpe certero, una estocada perfecta…

¡El Caballero ha vencido!! Abajo, en el Valle, el Pueblo le vitorea. ¡¡Ha salvado a su Princesa!! Sólo ese BESO, ese Mágico BESO que le haga Despertar de su Profundo Sueño…

Allá va el Caballero… Seguro, confiando… Cumpliendo con su Destino…

Allá está la Bella Durmiente, su Perfecto Rostro, plácido, sereno, relajado… como esperando…

Y allá le da el BESO, el momento mágico esperado por todos… El Pueblo es un clamor. ¡¡Lo consiguió!!
Él espera que ELLA abra sus preciosos ojos verdes… Y espera… Y espera… ¡Un momento! Algo falla: NO DESPIERTA.

Aurora está al otro lado, en un Jardín extenso, un lugar repleto de paz, paraíso de pastos celestiales, de ríos que rezuman leche y miel, donde en lugar de espino crecen cipreses, donde crecen mirtos en vez de ortigas.

Los animales moran en comunión perfecta, no están enjaulados y son libres por doquier.

No existe el hambre, no existe la sed, rebosan mares de aguas de vida.

Conviven la luna, el sol y las estrellas, no existe el dinero, ni el mal, ni el sufrimiento.

Aurora ya no se llama Aurora, ahora es una cándida rosa que no quiere volver, no quiere sentir el odio que ha padecido desde que tenía dieciséis años.

No quiere encontrarse de nuevo con la bruja Maléfica, ni con dragones feroces, ni con husos de ruecas, ni hadas madrinas incompetentes que no pudieron hacer nada para defenderla porque les falló sus varitas mágicas.

¡Pobre Caballero! Piensa que está dormida, pero no es así, el Príncipe de la Luz vino a su encuentro, la besó y conquistó su corazón y se la llevó para siempre al Reino idílico donde es ella Una con toda la plétora.


GRACIAS DAVID. HA SIDO UN MARAVILLOSO PLACER.
 
Pinchad el siguiente enlace: http://reysagrado.blogspot.com/



jueves

EL EGO EN BUSCA DE LA TOTALIDAD





Otro aspecto del dolor emocional que forma parte intrínseca de la mente egoísta es una profunda sensación de falta de totalidad o de carencia, de no estar completo. En algunas personas esta sensación es consciente; en otras, inconsciente. Si es consciente, se manifiesta como un sentimiento constante e inquietante de no ser lo suficientemente bueno, de no merecer la pena. Si es inconsciente, solo se sentirá indirectamente como un intenso deseo, ansia y necesidad. En cualquier caso, la persona a menudo entrara en una búsqueda compulsiva de gratificación para el EGO y de cosas con las que identificarse para llenar el agujero que siente dentro. Así, tratara de conseguir posesiones, dinero, éxito, poder, reconocimiento o una relación especial para sentirse mejor consigo mismo, para sentirse mas completa. Pero aunque consiga todo esto, esa persona pronto se dará cuenta de que el agujero sigue estando allí, de que no tiene fondo. Entonces tiene un verdadero problema, porque ya no puede seguir engañándose. Bueno, si que puede, y de hecho lo hará, pero le resultara más difícil cada vez.

Mientras la mente egoísta dirija tu vida, no podrás sentirte verdaderamente tranquilo. Solo podrás estar en paz o satisfecho. Como el ego es un sentido de identidad derivado de las cosas externas, necesita identificarse con ellas. Necesita ser defendido y alimentado constantemente. Las identificaciones mas habituales del EGO guardan relación con las posesiones, con el trabajo , con tu estatus y reconocimiento social, con el conocimiento y la educación , con la apariencia física , con las habilidades personales, con las relaciones , con tu historia personal y familiar, con los sistemas de creencias y también con la identificaciones colectivas: nacionales, raciales, religiosas y otras. Ninguna de estas identificaciones es tu.

¿Te da miedo saberlo? ¿O te produce alivio? Antes o después tendrás que renunciar a todas esas cosas. Quizás aun te resulte difícil de creer, y ciertamente no te estoy pidiendo que creas que tu identidad no se halla en ninguna de estas cosas. Llegaras a saber la verdad de mi afirmación por ti mismo. A mas tardar, lo sabrás cuando sientas que la muerte se acerca. La muerte te desnuda de todo lo que no eres tú. El secreto de la vida es " morir antes de morir " y descubrir que no hay muerte.

EL PODER DEL AHORA 
Eckhart Tolle

miércoles

MARIO CAPECCHI, UN SER EXTRA-ORDINARIO



Es genetista molecular, ganó el Premio Nóbel de Medicina en 2007
Tengo 71 años: cuanto más estudio, menos sé y más me divierto.
“La mía es una larga historia. Todo comienza durante la Gran Guerra”.
“Mi primer recuerdo es cuando vivíamos en los Alpes tiroleses y la Gestapo vino a buscar a mi madre.”
“Yo tenía tres años y medio.”
“Mi madre, Lucy Ramberg, se enamoró de un aviador italiano: mi padre, Luciano Capecchi, murió en África en la Segunda Guerra Mundial. «eso creo, oficialmente fue declarado desaparecido»
“Pero luego tuvo que criarme sola”.
“Mamá era una poetisa, una intelectual antinazi y presentía que iban a ir por ella."
“ Por eso vendió todo lo que tenía y les dio el dinero a unos granjeros del Tirol para que cuidaran de mí por si algún día a ella le pasaba alguna cosa.”
“Mamá acabó en un campo de concentración. “
“Los granjeros me cuidaron unos meses, pero un día el dinero de mamá... desapareció. “

“No sé... Algo pasó y..., bueno, yo acabé en la calle...”

¡Dios mío! ¡Si sólo tenía cuatro años!
Sí, cuatro y medio, y después estuve hasta los nueve años sobreviviendo en las calles con una pandilla de chiquillos.
Éramos un grupo de críos y robábamos en pandilla para poder comer «Estuve vagando por los caminos entre Bolzano y Verona, comiendo lo que podía, con otros grupos de niños. Robábamos para comer, nos escondíamos en barriles, en establos, siempre huyendo», recuerda. «Sólo pensaba en comer, evitar el peligro y sobrevivir».
"Recuerdo que siempre tenía hambre”.
Al final me internaron en un hospital en el sur de Verona donde luché contra la fiebre tifoidea que me provocó la malnutrición, desnudo en una cama, durante un año".
En 1945 su madre fue finalmente liberada de Dachau y luego de 18 meses de búsqueda, finalmente lo encontró.

El 6 de octubre de 1946, otra vez su cumpleaños, apareció su madre por sorpresa.

“Le costó dos años encontrarme y mamá decidió que nos fuéramos a América, porque ella tenía allí un hermano el tío Henry, era físico en Princeton. «Lo increíble es que al día siguiente de salir de Ellis Island (el puerto de llegada de los inmigrantes en Nueva York), ya estaba sentado en una clase» , recuerda”

“Fuimos a Filadelfia. No aprendí a leer hasta los 13 años, pero entonces ya sabía todo sobre la vida: me las había ingeniado para sobrevivir.

Y luego seguí estudiando… progresando…

“¡La ciencia de la calle! Siempre he pensado que lo que aprendí entonces con aquellos ladronzuelos, me sirvió después como investigador: una cierta intuición del porvenir...”

En la calle aprendí a confiar en mí.

Yo estaba solo. Creo que mi trabajo de hoy como científico está vinculado a esa etapa.
Mi mente era mi entretenimiento. Todo el tiempo desarrollaba planes que luego tenía que cumplir…

Yo les enseño a mis alumnos a ser pacientes. Les digo que en vez de pasar tanto tiempo pensando en algo, es mucho mejor, Ir y hacerlo.

Pero para eso hay que tener un plan. Una idea de hacia dónde uno quiere ir.

No hay que darle tanta vuelta.

Hay que empezar por algo.

Y desearlo mucho.

“Ahora hay como una sensación de que la gratificación tiene que ser inmediata.

La gratificación es algo que lleva mucho tiempo, esfuerzo, dedicación y paciencia.”

“Y por eso, es gratificante cuando llega.”

Los conocimientos que logró Capecchi junto con sus colegas “son seguidos en la actualidad en cientos de laboratorios en todo el mundo, y con el tiempo conducirán al desarrollo de terapias para los más diversos tipos de cáncer y enfermedades cardíacas”.

“Eso es lo que nos brinda satisfacción, esos logros para la humanidad”, dice

Capecchi siempre sonríe.

Dejó atrás una infancia dura.

Todo lo que le fue adverso le sirvió para crecer.

lunes

ENVEJECER BIEN




Muchas mujeres sienten terror de hacerse mayores debido al sistema de creencias que hemos creado alrededor de la gloria de la juventud. Los hombres no lo tienen tan dificil porque el pelo gris les concede distinción. A los hombres mayores se les respeta e incluso se los admira.
Hemos establecido reglas estúpidas con respecto al envejecimiento. Hemos convertido casi en un crimen el hacerse mayor. Tratamos vergonzosamente a nuestros mayores, sin comprender que seremos tratados del mismo modo cuando seamos viejos. No es nada extraño que miremos con horror la primera arruga o la primera cana, considerándola como el comienzo del fin. Durante un tiempo algunos jóvenes incluso determinaron que una vez cumplidos los treinta años ya se era viejo. Luego estos mismos jovenes llegaron a los treinta y cambiaron de opinión.
Todos nos hacemos mayores cada día. Estamos destinados a experimentar cada edad. Ninguna es mejor que otra; sólo son diferentes. Cada edad tiene sus valores especiales.
Cuando tenemos miedo a envejecer, en realidad nos estamos diciendo: "Yo no valgo nada, sólo mi cuerpo tiene importancia".
El cuerpo cambia; piensa en todos los cuerpos que has tenido en tu infancia. Nuestro espíritu, nuestra esencia, permanece de vida en vida. No tenemos por qué aceptar todas nuestras pautas culturales. Poseemos la capacidad de ser quienes realmente somos. No lo que "dicen que somos". Sólo nosotros podemos dar sentido a nuestra identidad. Nosotros somos quienes aceptamos ser.
¿Qué es lo que aceptas para ti?
Tener miedo a envejecer sólo apresura el proceso de envejecimiento. Rechazar una parte de nosotros mismos nos lleva a odiarnos más. Podemos perfectamente disfrutar de nosotros mismos a cualquier edad.
Aprendamos todo lo que podamos sobre cómo estar sanos y disfrutar  del presente. Y por supuesto, tratemos a las personas mayores como quisiéramos que nos trataran a  nosotros cuando seamos viejos.